Brains Blog

25,511 Lecturas
CONTACTO

Tecnología con Enfoque Humano

5882 Lecturas

Ilustración por Melanie Lambrick.
Ilustración por Melanie Lambrick.

¿Alguna vez has pospuesto una ida al baño por estar viendo un video en YouTube? O peor aún… ¿Alguna vez te has quedado sentada en el escusado scrolleando en TikTok? (1)

Quizás hayas escuchado a tus tías hablar sobre el fenómeno de adicción a redes sociales, especialmente hace unos meses después de que se estrenara The Social Dilemma en Netflix el 9 de septiembre. Como entusiasta de la innovación y tecnología, me gustaría empezar dejando claro algo que me parece muy importante: esta no es una conversación anti-tech ni una petición de interrupción de avances tecnológicos, todo eso me parece maravilloso. Lo que Tristan Harris (productor de The Social Dilemma y ex-diseñador en Google) nos pide, es abrir los ojos ante la manipulación que estamos viviendo actualmente como sociedad. ¿Por qué? Porque para las compañías gigantes valemos más cuando estamos adict@s, polariza@ds y deprimid@s, inmers@s en el loop infinito que sabemos que representan las redes sociales. Porque la tecnología debería ser una herramienta de progreso, no de retroceso, y, si no es así, nos está fallando. Es por eso que Harris creó el Center for Humane Technology en 2018, el cual tiene el propósito de re-imaginar la infraestructura digital con un enfoque ético y de respeto para con el usuario, a diferencia del modelo en el que vivimos actualmente; en el cual nuestras creencias, pensamientos y emociones se ven manipulados día con día. Según un estudio (2) de la Universidad Carniege Mellon, 45% de los tweets sobre coronavirus provienen de bots dedicados a esparcir fake news. En el modelo actual de crecimiento exponencial de las redes sociales, nosotr@s tenemos el rol de una maquinita que funciona con monedas, éstas monedas son los estímulos (notificaciones) y la función es liberar dopamina a corto plazo; otro like, otra recomendación, otro like, y así es como nuestro cerebro se vuelve adicto a la sensación producida. Al punto en el que al pasar 2 horas desconectadxs, sentímos que nos hemos perdido de muchas cosas importantes. 30% de personas entre 18-44 años dicen sentirse ansiosos si pasan tanto tiempo sin revisar sus redes. Estos son algunos de los principios que nos propone Tristan, no sólo a las compañías gigantescas de tech sino a todxs quienes alguna vez sean responsables del tiempo de sus usuarios:     1) + Valores – Métricas(3): ¿Por qué no mejor enfocarse en brindarnos información asertiva, útil y enriquecedora para nuestro desarrollo? Hace falta generar consciencia sobre el contenido que se genera. Una empresa podría (y debería) elegir explotar sus valores y, si son lo suficientemente importantes o contundentes, eso debería bastar. Sin embargo, parece que la meta de much@s fuera únicamente subir sus métricas sin importar el costo o valor otorgado.     2) Usar la tecnología a nuestro favor: Constantemente leemos que Facebook, por ejemplo, es una aplicación que une personas. Y aunque efectivamente te mantiene al tanto de las vidas de compañer@s que se han distanciado con el tiempo, pasar cinco horas en Facebook a la semana definitivamente no nos acercará más a nuestros seres queridos. Usemos el tiempo en pantalla para generar conversaciones que importan, de vez en cuando.

fotografia

    3) Hagamos visibles los daños: Es verdad, los anti-vaxxers (4) y los terraplanistas (5) pueden esforzarse un poco más a la hora elegir el contenido que consumen y porqué lo hacen. Pero es hora de hacer nuestro que, quienes diseñan el algoritmo han fomentado que éstas ideas se planten cada vez más en las cabezas de los usuarios. Para estas compañías o generadores de contenido, es fácil lavarse las manos, pero quienes sufrimos las consecuencias pagamos un costo muy alto. ¿Qué hay de la tasa de suicidios subiendo gracias a que Youtube permite que videos como “Formas efectivas de suicidarte” permanezcan en su plataforma? Pensemos en el debate ético-ecológico sobre usar o no popotes y objetos de plástico en general; es verdad, nosotr@s podemos limitar el uso de estos productos, más quienes están comercializando y lucrando con nuestras necesidades, son las empresas enormes.     4) Elegir una mejor forma de presentar la información: Como diseñador@s, tenemos la decisión final en las opciones que presentamos al mundo y cómo lo hacemos. La tecnología nunca es ni será neutral, ya que siempre estamos siendo influenciados por la información que se nos muestra, así sea un algoritmo aleatorio; la opción que nos arroje primero será en la que centraremos nuestra atención. Escuchar que la tasa de mortalidad de COVID-19 es de 1% no es tan alarmante como saber que también es múltiples veces más mortal que la influenza. Podemos ayudar a las personas a tomar decisiones de manera informada, premeditada y alineada con sus valores.

“Las constantes interrupciones de la tecnología, especialmente las que son targeteadas, se convirtieron en una amenaza para nuestra habilidad de concentrarnos, pensar, resolución de problemas y de estar presentes con quienes nos rodean”

    5) Crecer responsablemente: Es casi inevitable que contenido exclusivamente hecho para adultos llegue a las manos de los niñ@s que usan los dispositivos de sus padres. Así como es probable que una app de comunicación se convierta en un lugar de desinformación. ¿Qué esfuerzos se están haciendo para mitigar los posibles daños que se puedan originar? También surge una de mis más grandes dudas: ¿Quién está trabajando para que las aplicaciones sean menos adictivas? Lo más cercano a ello que he encontrado es el Center for Humane Technology. Adjunto al final de esta página la guía de diseño que proponen para desarrollo de producto o funciones con enfoque humano. Y es que constantemente vemos implementaciones como la sección de tienda en Instagram, lo cuál supuestamente hace más fácil y cercana la experiencia de compra, pero hacerlo más accesible no significa que sea mejor para la humanidad. Después de esta breve introducción al abrir de ojos, tenemos unas recomendaciones también propuestas por el Center For Humane Technology:     1) Apaga las notificaciones de redes sociales: Las burbujas de color rojo roban tu atención al instante. Desactiva también los sonidos emitidos por éstas.     2) Sigue voces con quienes no estás de acuerdo: Rompe tu burbuja personal y permítete conocer cómo piensan las demás personas. Aunque es cierto que no habría que darles una plataforma a los discursos de odio, por lo menos es bueno estar informad@ de cómo es su percepción del mundo.     3) Sé compasiv@: De vez en cuando es bueno pausar en lugar de desahogarte en un hilo de 10 tweets. Intenta dialogar con esa persona que no piensa igual que tú.     4) Limita tu uso de pantallas: Por experiencia propia te puedo decir que al inicio no será tan fácil. Es por eso que te recomiendo ir disminuyendo poco a poco hasta el punto en el que te sientas cómod@ con el tiempo que pasas detrás de la pantalla ( algún día llegará ): ) Incluso puedes hacerles saber a las personas con quienes tienes contacto diario que tal día tendrás apagado tu celular a partir de las 6 p.m. para que no se preocupen y puedas disfrutar de una tarde libre de redes. Intenta dejar tu celular en un lugar alejado de donde estás comiendo, el simple hecho de tener tus dispositivos a la vista genera que no puedas estar 100% en paz.     5) Pelea contra el algoritmo: No aceptes las recomendaciones de Youtube, siempre sé tú quien elija qué ver. La tecnología con enfoque humano se muestra más sensible con la naturaleza humana y no se aprovecha de nuestra vulnerabilidad psicológica. El esfuerzo que hace es por la gentileza y no por polarizar más a la sociedad. Debemos abogar por nuestra integridad emocional, reclamar nuestro tiempo libre de vuelta y ser más conscientes del contenido que consumimos y compartimos.

(1) Tiktok: plataforma de videos de un minuto o menos que se viralizó en México a partir del 2019. (2): https://www.kpbs.org/news/2020/may/20/researchers-nearly-half-of-accounts-tweeting/ (3)Métricas: Indicadores que muestran los resultados de las campañas de marketing, en este caso. (4)Antivaxxers: personas que no creen en la efectividad de las vacunas e incluso llegan a pensar que es una forma de manipulación genética maligna del gobierno hacia la población. Como hicieron de su creencia una realidad, éstas personas no se vacunan ni a ell@s ni a sus hij@s. (5)Terraplanistas: aquell@s que afirman que la tierra en lugar de ser esférica, es plana. Center For Humane Technology: https://www.humanetech.com/ Podcast Your Undivided Attention (Spotify)

Fuente: https://www.humanetech.com/
Publicado el 15 de diciembre de 2020 por  Brains  en  Blog
SR

Samantha Robles

24 de abril de 2020

Diseñadora Gráfica y Editora de Video

Breve Descripción de Samantha:

Cineasta que edita, fotografía y diseña. Mi pasión es comunicar a través de imágenes.